Genero Lírico

Genero Lírico

La lírica es uno de los géneros literarios. La palabra “lírica” define todo aquello relativo o perteneciente a la lira, o a la poesía propia para el canto. Actualmente, se utiliza dicho concepto para definir uno de los tres principales géneros poéticos, que comprende las composiciones de carácter subjetivo y, en general, todas las obras en verso que no son épicas o dramáticas.
Se caracteriza por la musicalidad y por la expresión de sentimientos de un emisor ficticio, o hablante lírico y, por ende, por la representación de su subjetividad.
Etimología: Sus orígenes son griegos: se trataba de aquella poesía que no estaba destinada a ser leída, sino a ser recitada ante un público por un individuo o por un coro, acompañado de algún instrumento de música, principalmente de la lira. Según la mitología griega, Apolo, dios de las artes, de la belleza y de la adivinación, tocaba hermosas canciones en este instrumento, expresando un mundo subjetivo pleno de emociones.
La lírica puede estar escrita en verso, es decir, en frase sujeta a ritmo o melodía, o en prosa poética. Un aspecto importante de la lírica es la expresión de sentimientos a través de figuras literarias o retóricas. La función poética del lenguaje –predominio de la forma del mensaje– queda así en evidencia cuando predominan en un texto estas figuras.

Historia

La lírica parece ser la forma más antigua de la poesía. La hallamos en los Cánticos de Moisés y en los Salmos de David, en los antiguos poemas de la India y especialmente en el Rig-veda (siglo XV a. C.). Pasan como creadores legendarios del género entre los griegos Orfeo, Lino, Museo y se cuentan entre sus cultivadores históricos Alceo, Simónides, Tirteo, Safo y Anacreonte que lo aplicaron a los asuntos más distintos. Lo llevaron al teatro en los coros de sus tragedias Esquilo, Sófocles y Eurípides. Píndaro lo llevó a la perfección en sus odas olímpicas y píticas. Entre los romanos sobresalieron en la lírica Horacio y Cátulo. En la Edad Media, inspiró los cantos de los bardos y trovadores y excepcionalmente el de algunos troveros.

En los tiempos modernos se han distinguido en la lírica:

  • en Alemania, Schiller y Goethe
  • en Brasil, Joaquim Machado de Assis, Manuel de Barros, Manuel Bandeira, Carlos Drummond, João Cabral de Melo Neto
  • en Chile, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Vicente Huidobro, Pablo de Rokha, Nicanor Parra, Gonzalo Rojas y Violeta Parra
  • en Ecuador, Dolores Veintimilla de Galindo, César Dávila Andrade, Medardo Ángel Silva, Jorge Carrera Andrade, Jorge Enrique Adoum y Hugo Alemán
  • en España, Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León, San Juan de la Cruz, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, José de Espronceda, Gustavo Adolfo Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Federico García Lorca, Miguel Hernández, etc.
  • en Francia, Ronsard, Racine, André Chénier, Lamartine, Victor Hugo, Leconte de Lisle y Heredia
  • en Inglaterra, Dryden, lord Byron, Shelley, Burns
  • en Italia, Petrarca y Tasso
  • en México, Sor Juana Inés de la Cruz, Amado Nervo, Octavio Paz y José Emilio Pacheco.
  • en Perú, César Vallejo, José María Eguren, Martín Adán, Jorge Eduardo Eielson, César Moro, Antonio Cisneros, César Calvo, Luis Hernández, Oquendo de Amat, Carlos Germán Belli, Emilio Adolfo Westphalen, Rodolfo Hinostroza, Xavier abril, Enrique Verástegui, Javier Sologuren, Washington Delgado, Mario Montalbetti y Blanca Varela
  • en Rusia y Polonia, Pushkin y Mickiewicz
  • en Venezuela, Andrés Eloy Blanco

Si bien entre los griegos y los romanos se cantaba la poesía lírica, en Roma y en los pueblos modernos quedó separada totalmente de la música.

Componentes del lenguaje lírico

El género lírico se caracteriza por tener la presencia de los siguientes componentes:

Hablante lírico

El hablante lírico es el ser ficticio que transmite sus sentimientos y emociones, el que habla en el poema para expresar su mundo interior >:V

Objeto lírico]

El objeto lírico es la persona, objeto o situación que origina los sentimientos en la voz poética. El objeto suele ser concreto y con referente tangible, por ejemplo, como un animal o una persona. Ejemplo:

 "Vosotras,las familiares,
 inevitables golosas;
 vosotras, moscas vulgares."
 Objeto lírico: las moscas.

Motivo lírico

Es el tema del cual trata la obra lírica, es decir, el sentimiento predominante de la voz poética. En general es una idea abstracta. Suelen ser de autor anónimo y se transmiten oralmente de generación en generación. La poesía popular está representada fundamentalmente por el Romancero y los villancicos

Temple de Ánimo

Es el estado de ánimo en el cual se encuentra el hablante lírico.

Tema

Se refiere al asunto principal que se reitera a lo largo de todo el poema.

Actitud lírica

La actitud lírica es la forma en que se relaciona la voz lírica con los distintos referentes del poema, en la cual el hablante lírico expresa sus emociones. Las actitudes líricas son la actitud enunciativa, apostrófica y carmínica.

Clasificación de la actitud lírica

La actitud lírica se clasifica en los siguientes tres tipos: enunciativa, apostrófica y carmínica.

Actitud enunciativa

Es la actitud que se caracteriza porque el lenguaje empleado por el hablante lírico representa una narración de hechos que le ocurren a un objeto lírico. El hablante intenta narrar los sentimientos que tiene de esa situación tratando de mantener la objetividad. El poema que posee esta actitud describe una situación del entorno o contexto, manteniendo cierta distancia. Para ello utiliza marcas textuales de tercera persona gramatical como él, los, ellos, ella, le, etc. Ejemplo:

 "Como en juegos
 los niños bajan a picotear las horas hasta deshojarlas".
Actitud apostrófica o apelativa

Es una actitud lírica en la cual el hablante se dirige a otra persona, como el objeto lírico o el lector, y le intenta interpelar o dialogar. En esta actitud el hablante dialoga con un receptor ficticio a quien refiere sus sentimientos. Ejemplo:

 "Compañera
  usted sabe
  que puede contar
  conmigo."
Actitud carmínica o de la canción

En esta actitud, el hablante abre su mundo interno, expresa todos sus sentimientos, reflexiona acerca de sus sensibilidades personales. Aquel poema que posea esta actitud expresará los sentimientos del hablante y se escribirá en primera persona, ciertamente se puede definir como el acto de “fundición” entre el hablante y el objeto lírico. La expresión de sentimientos es prácticamente total (Yo).

Ejemplo:

 "Cuando miro el azul horizonte
  perderse a lo lejos".

Según su forma, los poemas líricos se pueden dividir en :

– Populares
– Cultos

1.1- Populares
Suelen ser de autor anónimo y se transmiten oralmente de generación en generación. La poesía popular está representada fundamentalmente por el Romancero y los villancicos.

Por ejemplo:

«Abenámar, Abenámar,
moro de la morería,
el día que tú naciste
grandes señales había»

(Romancero anónimo)

1.2- Culto
Tienen un público reducido, son poemas muy trabajados y de perfecta elaboración.

Ejemplo:

La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.
Rubén Darío
2- Elementos que configuran el mundo lírico
2.1- Hablante lírico
Es la voz del texto poético, es decir, es quien habla en el poema. Hay que tener presente que esta es una voz ficticia, es decir, no es el poeta, sino la voz creada por él.
Puede tener diversas actitudes, es decir, el modo de captar y mostrar la realidad.
– Enunciativa
– Apostrófica o apelativa
– Carmínica
– Enunciativa: Es la actitud con que el hablante lírico muestra su subjetividad a través de la descripción del

paisaje, de personas, de animales o de la narración de hechos. Emplea, sobre todo, la tercera persona gramatical (pronombres: él, ella, lo, ellos, ellas, los, se). Corresponde a la función referencial o representativa del lenguaje.

– Apostrófica: Es la actitud lírica con la que el hablante se dirige a un tú (receptor ficticio), emplea la segunda

persona gramatical (pronombres: tú, te, ti, vosotros, ustedes, os), por lo tanto corresponde a la función apelativa del lenguaje. Las esferas anímicas y objetivas actúan una sobre otra, se desarrollan en el encuentro y la objetividad se transforma en un tú.

– Carmínica: Es la actitud lírica en la que el hablante expresa directamente sus sentimientos, empleando la

primera persona gramatical (pronombres yo, me, mi, nosotros, nos). Por lo tanto, se corresponde con la función expresiva o emotiva del lenguaje. Es todo interioridad, no hay ninguna objetividad frente al yo ni actuando sobre él. La manifestación lírica es la simple autoexpresión del estado de ánimo.
Nota: Es importante hacer notar que en un poema el hablante lírico puede adoptar varias actitudes líricas y no necesariamente una.
2.2- Objeto lirico
Es la realidad externa o interna (un paisaje, una persona, una animal, una experiencia determinada) que inspira o provoca la expresión lírica (texto poético).
2.3- El tema o motivo
Es el asunto tratado en el texto poético (la vida, el amor, la muerte, etc.), es decir, la emoción particular del poeta frente a un objeto, que lo mueve a escribir una obra lírica.
2.4 Recursos estilísticos del texto poético
Las obras del género lírico emplean varios recursos para lograr un efecto de sentido y cierta musicalidad en el mensaje que construyen. Entre los que se destacan:
– Ritmo
– Figuras literarias
Ritmo
Es la disposición armoniosa de los sonidos y las pausas en el poema, las que generan una determinada cadencia (armonía).
Figuras literarias
Recurso literario que emplea el hablante en las obras líricas,  a través del cual el lenguaje se transforma en una figura. Este recurso permite otorgar nuevos uso o significados a las palabras
Ej. metáforas, repetición, comparación, etc.
3- Géneros históricos: Principales tipos de poemas líricos
Las formas históricas del género lírico corresponden a los tipos de poesía lírica que han sido desarrollados por las diferentes culturas, estilos y preferencias de los poetas a lo largo del tiempo. Algunas son:
3.1- Madrigal
Es una oda muy breve, ingeniosa y delicada de asunto amoroso; ej.: el madrigal de Gutierre de Cetina.
A unos ojos.
Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.
3.2- La Elegía
Es un canto dolorido en que el autor deplora una desgracia privada o un desastre nacional, público. Ej.: “Coplas a la muerte de su padre”, de jorge Manríquez;  “A las ruinas de Itálica”, de Rodrigo Caro.
Por la Pérdida del Rey Don Sebastián
Fernando de Herrera (fragmento)
Voz de dolor y canto de gemido
Y espíritu del miedo, envuelto en ira,
Hagan principio acerbo a la memoria
De aquel día fatal, aborrecido,
Que Lusitania mísera suspira,
Desnuda de valor, falta de gloria;
Y la llorosa historia
Asombre con horror funesto, y triste
Desde el áfrico Atlante y seno ardiente
Hasta do el mar de otro color se viste,
Y do el límite rojo de oriente
Y todas sus vencidas gentes fieras
Ven tremolar de Cristo las banderas.

3.3- La Oda
Es un canto apasionado en que el hablante lírico expresa un sentimiento de exaltación, entusiasmo, adhesión y admiración. Ej.:

Oda al caldillo de congrio
Pablo Neruda (fragmento)
EN el mar
tormentoso
de Chile
vive el rosado congrio,
gigante anguila
de nevada carne.
Y en las ollas
chilenas,
en la costa,
nació el caldillo
grávido y suculento,
provechoso.
Lleven a la cocina
el congrio desollado,
su piel manchada cede
como un guante
y al descubierto queda
entonces
el racimo del mar,
el congrio tierno
reluce
ya desnudo,
preparado
para nuestro apetito.
Atendiendo al tema la oda puede ser:
Sagrada
– Heroica
– Filosófica o moral
– Erótica
3.4- El Epigrama
Es una composición brevísima en la cual el hablante expresa un sentimiento festivo, generalmente satírico y burlón, ej.:
A un escritor desventurado, cuyo libro nadie quiso comprar
Leandro Fernández de Moratín
En un cartelón leí,
que tu obrilla baladí
La vende Navamorcuende…
No has de decir que la vende;
sino que la tiene allí.

3.5- El Soneto
Consta de catorce versos endecasílabos (11 sílabas), con rima consonante, divididos en dos cuartetos y dos tercetos.

Es una forma poética procedente de Italia, que fue introducida en las letras españolas por los poetas renacentistas Juan Boscán y Garcilaso de la Vega, quienes tomaron como modelo de soneto el establecido por el poeta italiano Francesco Petrarca. Ha sido muy utilizado a lo largo de todas las épocas, y se le considera la estructura poemática más perfecta y armoniosa. El esquema clásico del soneto petrarquista es el siguiente: ABBA–ABBA–CDC–DCD (dos cuartetos y dos tercetos encadenados).ej.:
Un soneto me manda hacer Violante
Lope de Vega
Un soneto me manda hacer Violante  (A)
que en mi vida me he visto en tanto aprieto; (B)
catorce versos dicen que es soneto; (B)
burla burlando van los tres delante.
Yo pensé que no hallara consonante, (A)
y estoy a la mitad de otro cuarteto; (B)
mas si me veo en el primer terceto, (B)
no hay cosa en los cuartetos que me espante.(A)
Por el primer terceto voy entrando, (C)
y parece que entré con pie derecho, (D)
pues fin con este verso le voy dando.(C)
Ya estoy en el segundo, y aun sospecho (C)
que voy los trece versos acabando; (D)
contad si son catorce, y está hecho.(C)
3.6- Epístola
Es una carta en verso, destinada a elogiar, censurar, satirizar, enseñar, etc. Se escribe generalmente en tercetos o versos endecasílabos libres. Ej.:
Epístola moral a Fabio
Anónimo siglo XVI (fragmento)
Fabio, las esperanzas cortesanas
prisiones son do el ambicioso muere
y donde al más astuto nacen canas.
El que no las limare o las rompiere,
ni el nombre de varón ha merecido,
ni subir al honor que pretendiere.
El ánimo plebeyo y abatido
elija, en sus intentos temeroso,
primero estar suspenso que caído;
que el corazón entero y generoso
al caso adverso inclinará la frente
antes que la rodilla al poderoso.
Más triunfos, más coronas dio al prudente
que supo retirarse, la fortuna,
que al que esperó obstinada y locamente.
Esta invasión terrible e importuna
de contrarios sucesos nos espera
desde el primer sollozo de la cuna.
Dejémosla pasar como a la fiera
corriente del gran Betis cuando airado
dilata hasta los montes su ribera.
Aquél entre los héroes es contado,
que el premio mereció, no quien le alcanza
por vanas consecuencias del estado.

Entradas Relacionadas