Periodo Arcaico americano

Periodo Arcaico americano

El periodo arcaico comenzó hace aproximadamente 10.000 años (8000 a. C.) y coincide con los inicios del Holoceno, es decir, cuando terminaron las glaciaciones y el planeta entero sufrió un calentamiento global. Es posible que este fenómeno planetario incidiera para que los pueblos prehistóricos, en su totalidad nómadas, descubrieran la agricultura e iniciaran un proceso de sedentarización. Dicho proceso conduciría a otro factor: el nacimiento de las primeras ciudades, que en América se presentaron casi a la par con la fundación de las más antiguas ciudades del mundo en Medio Oriente y China especialmente. El inicio del apogeo de la civilización Olmeca cierra este periodo arcaico hacia el 1500 a. C. El periodo arcaico de América coincide con el Neolítico de la periodización de la prehistoria universal humana.

La agricultura surge en todo el planeta con el inicio del Holoceno, es decir, el calentamiento global del planeta que terminó la era glacial. El hombre primitivo comienza un proceso paulatino de sedentarización obligado por el cultivo. Los cultivos en su proceso cíclico crean las tradiciones, contribuyen a que el pueblo desarrolle nuevos instrumentos, desarrolle el lenguaje y cree una cultura mucho más elaborada. El nómada primitivo tenía menos tiempo para todo eso. Los cultivos crean riquezas que proteger (los productos deben almacenarse para prevenir eventuales desastres naturales que alteren las cosechas) y los pueblos sedentarios, en un proceso que no fue inmediato sino largo, paulatino y que implicó prueba-error, comienza también a crear el concepto de ciudad como un sitio determinado para salvaguardarse y salvaguardar sus nuevas riquezas.

La actividad agrícola en América datadas del periodo arcaico es evidente y demostrable, ante todo en cuanto al modo de organización, éstas se organizaban en tribus exogámicas; esto significa que cada tribu tenía un número determinado de miembros que cuando superaban la capacidad alimenticia del conjunto, alguno debía ser expulsado para dar nacimiento a una nueva tribu.

Durante este periodo, el hombre es fundamentalmente recolector, cazador y/o pescador; posee la compañía de animales que lo acompañen y su supervivencia se apoya en el pequeño grupo de su banda.

Asimismo, el cambio en el modo de subsistir también influye en los cambios tecnológicos, las armas se vuelven más pequeñas y afiladas, destinadas a la caza de animales más pequeños como conejos, venados, etc. El hombre crea el lanzadardos, boleadoras y otro tipo de trampas.

Producto del descubrimiento de la posibilidad de producir una cosecha anual, las tribus deben organizarse de otra manera; se vuelven necesariamente más cooperativas entre sí. Todo lo que no es recolectado se pierde y se pudre. Por ello, comienzan a sofisticarse la organización económica y política, en lo que refiere a división de territorios y establecimiento de vías comerciales, en el intercambio de productos.

Más adelante se comprobará que lo que comenzó siendo una tribu, derivará en aldeas para convertirse, en algunos casos, en grandes imperios. Tal es el ejemplo de Egipto y Mesopotamia y Costa Este de Estados Unidos, aparte de las civilizaciones sedentarias que surgieron en América del Sur alrededor del 4000 a. C. Esto es confirmado por números yacimientos arqueológicos que contienen restos de herramientas líticas utilizadas para la labranza y alimentos fósiles. Casi todos los países contemporáneos de América tienen evidencias de actividad agrícola y se puede saber que los productos de mayor cultivos fueron maíz, calabaza y patatas entre muchos otros que en la actualidad son productos contemporáneos y originarios del continente.

Animales domésticos y otros han sido encontrados en Mesoamérica y Suramérica con dataciones de hasta hace 10 mil años y en el continente se dio a la par con el resto del planeta, es decir, durante el neolítico. El siguiente cuadro comparativo muestra el surgimiento de la domesticación tanto de animales como de plantas en diferente partes del mundo y puede verse la mención a lugares americanos:

Caral-Supe, con dataciones que la sitúan en el 2627 a. C., es decir, casi a la par con las ciudades mesopotámicas, egipcias, indias y chinas,​ es la ciudad cuya datación arqueológica sitúa como la más antigua del continente. En cuanto al modo de organización, éstas se organizaban en tribus exogámicas; esto significa que cada tribu tenía un número determinado de miembros que cuando superaban la capacidad alimenticia del conjunto, alguno debía ser expulsado para dar nacimiento a una nueva tribu.

Núcleos

Al terminar la última glaciación, se produciría la transición a la agricultura del maíz a partir de la recolección intensiva de vegetales. También aparecen los primeros poblados estables y numerosas culturas que viven de la explotación intensiva de recursos del mar, cuyos restos más típicos son los concheros, grandes montones de desperdicios de conchas de moluscos. Esta transición fue más intensa en México y en el centro-norte de los Andes (las dos zonas nucleares fundamentales de América). Concretamente en los Andes sobresale la cultura de Caral (Perú), con una fecha inicial superior al 2600 a. C.

El periodo Arcaico va a estar condicionado por situaciones climáticas que van a permitir el desarrollo de los cambios de las sociedades del periodo: Hace aproximadamente 10000 años se produce el fin del periodo denominado holoceno marcado por el término de las grandes glaciaciones, lo que va a generar grandes cambios climáticos que implican, entre otras consecuencias, un aumento en la temperatura global y por lo tanto una mejora en las condiciones para poder desarrollar la agricultura. Es en este contexto climático en donde en toda América se comienza a producir un desarrollo cultural marcado por:

  1. Domesticación de plantas: La mayor comprensión del funcionamiento de los ciclos naturales y la experimentación van a permitirle a las sociedades americanas domesticar las plantas y desarrollar, por ende la agricultura, lo que sin duda va a traer consigo enormes cambios necesarios para poder monitorear, mantener y extender los cultivos
  2.  Domesticación de animales: Al igual que en el caso de la domesticación de plantas, el hombre comienza a comprender nuevos procesos que le van a permitir consumir productos animales que no implicaban la muerte de la criatura, comenzar a racionalizar la muerte de sus animales impidiendo así la perdida de productos y comenzar también a controlar la reproducción de animales, desarrollando la ganadería.
  3.  Sedentarismo: Los distintos pueblos americanos que desarrollaron la agricultura y la ganadería, necesariamente deben volverse sedentarios, pues el nomadismo es incompatible con la agricultura, ya que no permite el monitoreo de los cultivos que necesitan de cuidado diario y mantención cotidiana por parte de las sociedades. Ya no es necesario buscar el alimento, sino que el hombre comienza a producirlos, lo que significa trabajo constante y diario en sus cultivos y animales.

Si bien, estos cambios suceden en distintos lugares de América y el mundo, con relativa temporalidad, existen sociedades que mantienen su vida nómade y otros que buscan lugares para habitar en donde no escaseen los elementos para su consumo. Tal es el caso de los pueblos costeros que en vez de caminar por la senda del desarrollo de la agricultura, encuentran en el mar una fuente inacabable de recursos y lo explotan de manera intensiva, volviéndose semi nómades pues se movilizaban constantemente pero siempre por las costas para asegurar sus recursos. Los principales restos arqueológicos de este período se localizan en las costras colombianas y en las orillas de ríos o quebradas.

Como este proceso de cambio es de largo plazo debemos dividir al periodo arcaico en 3 momentos que nos permitan una mayor comprensión del mismo. El arcaico temprano, el arcaico intermedio y el arcaico tardío.

EL ARCAICO TEMPRANO

Se caracteriza por ser el momento en donde las sociedades americanas entran en un proceso de conocimiento, comprensión y experimentación de la nueva realidad determinada por los cambios climáticos. En este momento las sociedades americanas no van a configurarse como totalmente sedentarias, sino que el uso de la agricultura y la ganadería van a ser circunstanciales y sus principales actividades van a seguir siendo la caza, la pesca y la recolección. Cabe destacar que según el antropólogo francés Pierre Clastres la vida primitiva centrada en la caza y recolección, no era una forma de vida dura, con escasez, ni de miseria, puesto que los grupos humanos eran pequeños y podían disponer de los recursos naturales sin mayores limitaciones, lo que se ve aumentado por los cambios climáticos del periodo, por lo que en primera instancia la tendencia fue a compatibilizar la agricultura, la ganadería con la caza y recolección.

EL ARCAICO INTERMEDIO

Se caracteriza por ser el momento en el cual el desarrollo de los conocimientos agrícolas les permite a los seres humanos asentarse, en primera instancia de manera estacional y en segunda instancia adoptando un sedentarismo definitivo, construyendo asentamientos permanentes y resistentes. El arcaico intermedio es un subperiodo de transición en donde la caza y la recolección siguen siendo importantes, pero la agricultura y el sedentarismo se impondrán definitivamente.

EL ARCAICO TARDÍO

En esta etapa, las sociedades pasan de formar bandas nómades o semi-nomades, a transitar a tribus sedentarias. El concepto tribu ha sido cuestionado y existe controversia en torno a su definición exacta, sin embargo comprenderemos, en este caso, que nos referimos a un grupo humano establecido, con vínculos de parentesco y que desarrolla la vida sedentaria generando mayores niveles de complejidad cultural, tecnológica y religiosa.

EL TRANSITO AL SEDENTARISMO

Las sociedades que ya practicaban  un sedentarismo estacional deben desarrollar conocimientos de construcción capaces de adaptarse a distintas realidades climáticas lo que va a hacer surgir los primeros asentamientos humanos que en un futuro se convertirán en las primeras ciudades de América. Es importante mencionar que para poder enfrentar su realidad de mejor manera los pueblos americanos se asentaran en lugares que les permitan mayor acceso al recurso hídrico como las costas y orillas de ríos.
Por otra parte la vida en estos asentamientos va a desarrollar formas de organización social con división de género y tareas de trabajo, que decantarán en un futuro en órdenes jerárquicos, y en última instancia en los grandes imperios americanos como el Inca presente en el sur de  Colombia. A esto debemos agregar que las sociedades americanas con la domesticación de plantas y animales, comienzan a poder controlar su tiempo y contar así con mayor tiempo disponible para cultivar conocimientos, artes y tradiciones. Este cambio en el control del tiempo le permite al hombre desarrollar habilidades en construcción y arte, conocimientos científicos y observación y comprensión de su realidad. Es este tiempo disponible el que le permite a las sociedades americanas analizar su realidad, desarrollar el pensamiento y pensarse a sí mismas generando una visión de mundo propia y desarrollando las bases de las futuras religiones realizando ritos y ceremonias. Por otro lado el control de la producción le permite a las sociedades americanas la generación de excedente que posibilita el almacenamiento de productos (desarrollo de cestería y cerámica para creación de contenedores) para momentos de escasez y además le permite poder intercambiar bienes (comercio incipiente) con otros pueblos consiguiendo recursos no producibles en su hábitat.

Cabe desatacar que todos estos aspectos se encuentran en estado inicial y comienzan a aparecer en todas las sociedades americanas que entran al estadio arcaico y encontraran su apogeo en el periodo formativo en donde el sedentarismo será la forma de vida definitiva de muchas sociedades americanas.

La agricultura americana comienza a tomar forma y se caracterizará por poseer producto propios, no conocidos mundialmente hasta el siglo XV. Dentro de los productos propiamente americanos que se comenzarán a producir de manera domesticada dentro del periodo arcaico encontramos al maíz, quinoa, palta, papa, yuca, maní, cacao, porotos, zapallo, tomate entre otros. En prácticamente toda América el maíz se va a transformar en el producto base de la dieta de los pueblos, lo que cambiaría sólo con la llegada de los europeos y su intervención violenta en la realidad americana. Dentro de los animales propios de América encontramos especies como vicuñas, alpacas guanacos y llamas.

Dentro de las culturas americanas que pasaron por el estadio arcaico podemos mencionar a
La cultura Chinchorro en el actual Perú, la cultura Olmeca en América Central y la cultura Caral también en Perú. En el caso de Colombia, encontramos evidencias de este periodo en los conchales de Puerto hormiga en donde existen restos de su alimentación (conchas) y algunos restos de utensilios de cerámica que dan luces de su antigüedad (3000 años aproximadamente) y de su forma de vida. También se han encontrado restos de pueblos en este estadio de desarrollo en riveras de ríos de la selva amazónica y en cercanías del Orinoco.

Entradas Relacionadas