La prehistoria americana

La prehistoria americana

La Prehistoria de América es objeto de permanente estudio dadas las muchas preguntas que permanecen sin respuestas contundentes como las teorías del poblamiento o la historia y el desarrollo de muchos pueblos americanos aborígenes. La fascinación por la América prehistórica y precolombina estimulan no pocas veces la imaginación, los mitos y las suposiciones. Ciertos o no, ellos representan un reto para la ciencia en un continente aún por descubrir. El estudio de la Prehistoria de América se ha dividido en cinco periodos distintos de evolución: el periodo del Paleoindio americano, el periodo Arcaico americano, el periodo Formativo americano, el periodo Clásico americano, y el periodo Posclásico americano

Resultado de imagen para La prehistoria americana

PALEOINDIO

Este periodo es equivalente al Paleolítico europeo y corresponde a la época que se extiende desde la llegada de los primeros hombres a América (40.000 a. de C.) hasta el descubrimiento de la agricultura americana en Mesoamérica (10.000 a. de C.), y es la etapa más larga de la Prehistoria americana. Su principal característica es que los primitivos americanos se organizaban en bandas nómadas americanos que se dedicaban a la caza de grandes mamíferos herbívoros y a la recolección de frutos silvestres. En el aspecto material, los hombres del Paleoindio desarrollaron puntas de lanzas y flechas, además, algunos grupos ubicados en las zonas costeras, se especializaron en la pesca y en la extracción de mariscos.

Resultado de imagen para La prehistoria americana

ARCAICO

El periodo Arcaico comienza con el descubrimiento de la agricultura en el año 10.000 a. de C., y se estima que el cambio climático acaecido durante esta etapa del desarrollo prehistórico americano fue fundamental para la evolución de las bandas de cazadores y recolectores. Las alteraciones en los paisajes geográficos causaron la desaparición de los mamíferos pleistocénicos, el principal componente de la dieta del Paleoindio, y el calentamiento de la superficie de la tierra, se estima, provocó que los pueblos nómadas se convirtieran en sedentarios al adoptar a la agricultura como principal actividad económica. La agricultura se descubrió cuando desaparecieron las grandes manadas de herbívoros y la caza se complicó por la escasez de presas; asimismo, aparecieron nuevas especies de animales más pequeños que eran difíciles de cazar debido a la desprolijidad de las armas de las bandas. Los problemas para desarrollar la caza convirtieron a la recolección en el principal sustento de la dieta y, en ese proceso, los hombres del Arcaico descubrieron la agricultura.

Resultado de imagen para La prehistoria americana ARCAICO

FORMATIVO

La consolidación de la agricultura como principal actividad económica, la aparición de la cerámica y la adopción definitiva del sedentarismo en las cercanías del año 2.500 a. de C. son claros indicios de que en el continente americano se desarrolló un cambio cultural. Este cambio marca el paso desde el periodo Arcaico hacia uno nuevo, denominado Formativo; se utiliza este término porque en este periodo se establecen las bases materiales que permitieron la formación de las primeras civilizaciones americanas. Las características del desarrollo material y artístico de este periodo son la difusión de la agricultura del maíz y la yuca y una incipiente industria cerámica y la construcción de figurillas de arcilla. En el Formativo, además, las primeras aldeas agrícolas fueron construidas con la intención de las tribus de proteger y establecer derechos de propiedad sobre los campos de cultivo; de esta forma, al tener control y supervisión de los recursos económicos, las tribus disminuyeron progresivamente la presión demográfica y los excedentes del campo permitieron la subsistencia de una masa de población en constante aumento. El aumento de la población en este periodo motivó la necesidad de establecer normas que regularan las relaciones entre los individuos, y las estructuras sociales que la organización tribal disponía, fueron incapaces de responder al desafío. Las tribus se transformaron en señoríos o jefaturas y en ellas por primera vez se observan diferencias de rango que evidencian privilegios y obligaciones; las actividades económicas eran supervisadas por el antiguo jefe tribal y sus familiares directos, los que gozaban de los tributos de gran parte de la población. Los dirigentes de las jefaturas, además, cumplían funciones religiosas. Los excedentes agrícolas generaron la activación circuitos de intercambio comercial con otras comunidades; muy ligada a este intercambio se encuentra la difusión de los avances técnicos alcanzados por las incipientes sociedades americanas. Con el periodo Formativo concluye en América la relativa homogeneidad de la evolución cultural del continente. En esta etapa se inicia el desarrollo de las primeras tradiciones que darán origen a las dos grandes áreas culturales de América: Mesoamérica y los Andes Centrales.

CLÁSICO Este periodo de la Prehistoria de América se extiende desde comienzos de la era cristiana y dura hasta el siglo X aproximadamente; a lo largo de este periodo tuvo su nacimiento, apogeo y declive la cultura Maya, la primera civilización del continente. El periodo Clásico se caracterizó porque los señoríos o jefaturas del Formativo se transformaron en estados o civilizaciones, particularmente en Mesoamérica y los Andes Centrales. El desarrollo de grandes ciudades es un rasgo propio de esta etapa, situación que políticamente se condensó en el aumento del poder del dirigente máximo y que en el aspecto social se manifestó en una creciente especialización de las funciones laborales. Otra característica de este periodo es el alto desarrollo que alcanza el conocimiento científico, en especial, las matemáticas y la astronomía.

Imagen relacionada

POSCLÁSICO

El periodo posclásico comenzó a desarrollarse, tanto en Mesoamérica como en los Andes Centrales, aproximadamente en el siglo X d. de C. y se extendió hasta la llegada de los conquistadores españoles. Esta etapa se caracterizó por la aparición de estados militares que se expandieron a través de sus respectivas zonas de influencia y que tenían el claro propósito de establecer dominio político y económico sobre los territorios conquistados. Las civilizaciones que alcanzaron este nivel de desarrollo cultural constituyeron verdaderos imperios y en América solamente hubo dos casos: los Aztecas y los Incas. La adopción de la agricultura transformó la forma de organización social y política y las bandas nómadas se transformaron en tribus sedentarias, las que se establecieron en las primeras aldeas del continente.

Caral – La cuna de la civilización americana

Caral es la ciudad más antigua del Perú (más de 5000 años desde el presente) y cede de la primera civilización andina que forjó las bases de una organización social propia y singular, que junto a Mesopotamia, Egipto, india, China y Mesoamérica son los focos originarios de cultura en el mundo. Hasta las últimas décadas del siglo XX existía un amplio consenso sobre el hecho de que el ser humano llegó a América desde Siberia por Alaska a través del Puente de Bering hace aproximadamente 14.000 años (teoría del poblamiento tardío). En las últimas décadas esta teoría se encuentra cada vez más cuestionada por científicos provenientes de diversas áreas (arqueólogos, genetistas, lingüistas) que han dado lugar a una nueva teoría del poblamiento temprano que sostiene una antigüedad mucho mayor para el primer ingreso (entre 20.000 y 60.000 años) y otras rutas alternativas para el ingreso. Las nuevas teorías sobre un poblamiento temprano se han recombinado con las teorías existentes que afirman la existencia de múltiples corrientes migratorias de poblamiento a través de Alaska y del Oceano Pacifico, desde Australia usando un puente similar al de Bering pero en la zona antarctica e ingresando por Sudamerica, e incluso desde Europa relacionada con la presencia del haplogrupo X en el ADN mitocondrial de algunos indígenas. 180px-feuerreiben.gifEs altamente probable que el hombre americano primitivo proceda del continente asiático, especialmente de las estepas siberianas o de la región del Sudeste asiático. Las semejanzas entre grupos poblacionales asiáticos de esas regiones y los aborígenes americanos ha sido objeto de análisis: etnología, lingüística, cosmología y otros que han permitido un enlace, aunque también se han detectado notables diferencias en algunos grupos indígenas sudamericanos que podrían sugerir un origen melanésico o australiano anterior. El retrovirus de la Leucemia asiática ha sido encontrado en momias precolombinas al estudiar 104 momias, de unos 1.200 o 1.500 años de antigüedad, preservadas en el desierto de Atacama, norte de Chile; bien conservadas gracias a la sequedad y al salitre de los terrenos. En dos de las momias se pudieron obtener muestras de ADN de la médula ósea y las secuencias coinciden perfectamente con las del virus tipo HTLV-1, que actualmente infecta a los japoneses. Este hallazgo confirma que estos virus, originarios de Asia, llevaron a América antes que lo hicieran los españoles. También se han encontrado anticuerpos entre indios Mapuche de Chile contemporáneos.

Las evidencias más antiguas de presencia humana en América Pedra Furada – Brasil – Yacimiento arqueológico y pinturas rupestres en Monte Alegre, al este de Piaui, descubierto en 1973 por un equipo franco-brasileño bajo la dirección de Niède Guidon, donde se ha registrado una presencia humana tan antigua que cuestiona las teorías sobre la llegada del hombre a América. Hallazgo de Niède Guidon en 1986 (Nature, Guidon and Delibrias 1986), dataciones de entre 48.000 y 32.000 años adP. Reiterados análisis posteriores han confirmado la antigüedad, ampliando en algunos casos el rango de fechas hasta 60.000 años adP.

Hace 16 mil a 19 mil años Cavernas de Meadocroft – Estados Unidos – El sitio fue excavado desde 1973 hasta 1978 por un equipo de la Universidad de Pittsburgh dirigido por James M. Adovasio. Fechamientos con carbono-14 indican una ocupación humana 16.000 años adP y posiblemente hasta 19.000 años adP. Estas dataciones han sido cuestionadas por otros científicos suponiendo una posible contaminación del carbón. Si bien las fechas siguen siendo cuestionadas, muchos arqueólogos acuerdan que Meadowcroft fue utilizada por indígenas americanos en la era pre-Clovis, y como tal provee evidencia de un poblamiento temprano de América.

Hace 13 mil años Piedra Museo – Argentina – Descubierto a principios del siglo XX por Florentino Ameghino a 250 km de Pico Truncade (provincia de Santa Cruz). Excavado en 1995 por Laura Miotti (Universidad Nacional de La Plata). Las muestras analizadas establecieron la antigüedad de los restos humanos encontrados en él en 13.000 años adP (11.000 adC).

Hace 12.500 hasta 13.000 años Hace 48 mil a 32 mil años Monte Verde – Chile – El sitio ha sido excavado desde 1977 por el arqueólogo estadounidense Tom Dillehay de la Universidad de Kentucky (EEUU) y el geólogo chileno Mario Pino de la Universidad Austral de Chile. En las primeras excavaciones se dataron fechas de presencia humana con una antigüedad de 12.500 años adP; esta datación ha sido confirmada por un panel de científicos internacionales que visitó el sitio en 1997 (Museo de Dallas y National Geographic) y por la Sociedad Estadounidense para el Progreso de la Ciencia en 1998. Cultura Clovis – Nuevo México – El yacimiento fue encontradas por primera vez por el joven de 19 años Ridgely Whiteman en 1929. En 1932, una excavación realizada por un equipo dirigido por Edgar Billings Howard de la Universidad de Pennsylvania confirmó que se trataba de un asentamiento indígena durante el Pleistoceno. Al ser descubierta la datación por carbono 14 en 1949 el método fue aplicado en los yacimientos de Clovis resultando en antigüedades que oscilaban entre el año 12.900 adP y 13.500 adP. Otros yacimientos arqueológicos compatibles y cercanos han llevado a concluir que se trataba de una cultura distinguible.

Hace 12 mil años El Abra – Colombia – Excavaciones desde 1967, cuando se obtuvo por primera vez en Colombia una secuencia estratificada de instrumentos líticos, asociados con huesos de animales y fragmentos de carbón vegetal datados mediante C14 en 12.400 años ± 160 a.P. A partir de 1969 se realizaron excavaciones más amplias con la colaboración de la Universidad de Indiana y en 1970 con el patrocino de la Fundación Neerlandesa de Estudios Tropicales (Wotro) y el apoyo del Instituto Colombiano de Antropología, fueron localizados en la región otros 4 sitios pre cerámicos estratificados. Sedimentos lacustres depositados han permitido precisas reconstrucciones del clima y la vegetación basados en estudios palinológicos.

2.627 adC – es decir, casi a la par con las ciudades mesopotamicas, egipcias y chinas. La Civilización Caral – Peru – la civilización más antigua de América, que floreció entre el siglo XXX adC y el siglo XVIII de nuestra era, en el período denominado Arcaico Tardío. El nombre Caral-Supe se deriva de la Ciudad Sagrada de Caral, que se encuentra en el valle de Supe en Lima, un lugar sumamente arcaico ubicado en los Andes. Ruth Shady anunció su existencia por primera vez en 1997, a partir de sus excavaciones en este asentamiento arqueológico.

1.540 adC – La anazasi es sin duda, la más estudiada de la culturas precolumbinas de los Estados Unidos Los anasazi eran un pueblo amerindio de la superárea cultural de Oasisamérica. Ocupaban, en varios grupos, la superficie de los estados actuales de Colorado, Utah, Arizona y Nuevo Mexico. Su civilizacion es interesante por varias razones. Ha dejado varios vestigios monumentales y litúrgicos en distintos lugares. Los restos encontrados por los arqueologos demuestran un conocimiento de la ceramica, el tejido y la irrigacion. Además, dibujaban símbolos que no han sido descifrados y observaban los desplazamiento solares.

13 marzo 2016 en 2:00 pm Anpasado 44 millones de siglos, hoy 2.016 no conosemos nuestra prehistoria, ni siquiera nuestra historia desde 1.492, cuando ellos llegaron y borraron el POPOL VUH de esta toda America, la de Americo Vespucio, nada se difunde si que menos los del negocio religioso. Quienes al escuchar y entender que aqui se conosia la misma realidad de alli de la India, que desencarnamos y encarnamos, que no morimos, que somos eternos y continuos, por ser tres seres distintos y un solo ser verdadero el espiritu, quien somos la inteligencia la misma consciencia, matematica pura nuestra razón logica. Por ende Bolivar estudiante de la realidad total en este planeta azul, clamo en su delirio del chimborazo, soy el padre de los siglos; soy arcano de la fama y del secreto; mi madre es esta eternidad; los limites de mi imperio los señala este infinito; las que bajan al sepulcro son nuestras fisiologias; para disgregarcen por ley natural en los mismos elementos que se formo; minerales, vegetales, y animales, todo se transforma, nada se pierde, mientras que nosotros los espiritus bamos allí al sol mayor de esta gran primer plano, constelación de ORIÓN, allí en el sol mayor de este plano SIÓN para recivir y realizar nuestro juicio, y volver a este planeta, si es que somos espiritus positivos despiertos en amor mayor; los espiritus negativos ellos mismos se alejan por su megnetismo negativo alli a esos planetas inferiores, embrionarios, de pruebas, primitivos, a lunas de transcición, o a planetas de expiación como este, que se encuentran en su primer dia, de segundo dia, de trecer dia, de cuarto dia, de quinto dia o quizas a unos de sesto dia menos que este allí a gomelia o a yale etc. es la realidad nuestra de nosotros los espiritus, quienes aun hoy 13 marzo 2.016 no hemos logrado inponernos una real educación, una nueva educación

Entradas Relacionadas